El punk de nuestra era

El punk desde su principio ha tenido un espíritu de lucha, un espíritu de inconformismo y de odio a la injusticia, este espíritu fue el que llevo al punk a gritar con fuerza que no estaba de acuerdo con el pacifismo de los Hippies, que no estaba bien quedarse callados mientras otros te pisan y hacen con tu vida lo que les parece. Ese mismo espíritu fue el que hizo que los jóvenes se tomaran las calles, alzaran la voz frente a muchas cosas, tomaran acción y fortificaran su rebelión, afirmaran que su lucha tenía un sentido y que no se iban a callar ni a quedar quietos mientras otros los pisan. Este pensamiento y espíritu se vio fuertemente identificado con los ideales anarquistas y socialistas, que por medio de la música se iban expandiendo y llegando a otros territorios, haciendo que muchas personas tomaran conciencia de lo que pasa y de que había otra opción frente a esto y no era la del silencio.
El anarquismo no es perfecto, pero si dejo una conciencia grande que se ha ido expandiendo por varios campos de acción y que sin saber la mayoría de las personas seguimos, estos ideales nos han permitido caer en cuenta y más que nada cuestionarnos, este cuestionamiento es el que permite que sepamos que hay otras opciones, que ningún individuo debe estar sobre otro, que ahí unas bases de convivencia, que ahí una lucha por un derecho que se convierte en una gran responsabilidad, la libertad.
El punk ha funcionado como un difusor, como una fuente de expresión, como un medio de compartir nuestros pensamientos, este mensaje al llegar a otros territorios ha sido malinterpretado, y la libertad por la que luchan los seres consientes se ha convertido en un libertinaje y en una apatía frente a todo el contexto social. Somos seres sociales y siempre lo seremos, al estar continuamente siendo parte de grupos nace la necesidad de organizarse y uno de estos mecanismos es la política, esta permite tomar decisiones que beneficien a estos grupos por medio de nuestras ideas y nuestros recursos, creando un bienestar para todos. Sé que en pocos lugares del mundo pasa esto, aun así la política no es la mala, los malos son los políticos, la corrupción, el silencio, el cómplice, nuestra indiferencia, nuestra falta de propuesta y de supervisión, nuestra falta de conocimiento en estos temas, deberíamos de participar más, desde las juntas de acción barrial y comunal, buscando un bienestar para nuestro barrio, para nuestra comuna, participar en las decisiones de la ciudad, del país. Proponer y estar pendiente de nuestros recursos, de que no se creen monopolios, de que siempre no sean los mismos, pero eso solo se logra metiendo las narices en todo, estando pendientes de lo que pasa con los presupuestos y teniendo conocimientos básicos en leyes, en la constitución en tus derechos como ciudadano.
Nuestra apatía nos ha segado, las drogas nos han esclavizado, nuestro conformismo no nos permite pensar más allá y luchar por nada, nuestra conciencia se ha quedado en críticas, nuestras propuestas se ha reducido a nuestras juergas, nuestro espíritu guerrero ha quedado en un retaque callejero, nuestra vida punk se ha reducido a la supervivencia y el desdén. Esto que digo sé que es lo que más se ve, pero también sé que hay muchos que hemos vivido todo esto y hemos cambiado el rumbo, que buscamos luchar por otras cosas, que seguimos amando el punk como esa representación de lucha y de libertad, buscando cada vez ser más consientes, y teniendo presente de que la libertad es una gran responsabilidad, pero es algo que asumiríamos una y otra vez por el hecho de tomar tus propias de decisiones, de ser completamente uno mismo.